Buscar

De una muestra que demuestra poco.

Dice por ahí un dicho que todo por servir, se acaba; y, acaba, por no servir. No sé si aplique para esta edición de la Muestra Estatal de Teatro en donde, me parece, hubo un interés muy mínimo por los espectadores por ver el trabajo de las personas hacedoras de teatro de nuestra entidad. Por ello, y como capítulo aparte, habrá que hacer una reseña similar para generalizar lo que se vio en la muestra (y tal vez lo que no también).

Grupo: Secretaría de Cultura de Tabasco

Obra: Muestra Estatal de Teatro 2020

Lo bueno....

Precisamente, uno de los principales objetivos de esta muestra es que hubiera tal y en ese sentido el objetivo se cumplió, pues se le da continuidad al único incentivo estatal que beneficial exclusivamente al teatro y, por ende, a las personas involucradas en este quehacer tan humanista y tan vivo. Recordemos que las actividades teatrales fueron las primeras en dejar de funcionar y también seremos los últimos en regresar a los espacios convencionales con público.


Esta muestra permitió que se mostraran trabajos de las periferias de Tabasco, aquellos grupos que no suelen participar porque la muestra siempre sucede en Villahermosa y, en este caso, Cárdenas, Comalcalco, Jalpa de Méndez y Tenosique (al menos) se hicieron presente. Sin duda, esto es un logro que debe de aplaudirse con creces.


El hecho de eliminar los premios, permitió que la muestra se llevara a cabo sin los tradicionales dimes y diretes entre los grupos que no respetan las reglas y los que exigen que se respeten. Quizás habría que considerar eliminarlos y permitir que todos y cada uno de los grupos participantes reciban el mismo incentivo económico.


Lo malo....


El resto del año, los teatristas no existimos. Queda de manifiesto ante la nula generación de contenidos por el Día Mundial del Teatro que se celebró justo al inicio de la pandemia. Lo digital, en aquel momento, no parecía una opción para la institución que encabeza Yolanda Osuna Huerta. El teatro no es prioridad hasta que se hace necesario.


Queda manifiesto, también, que las personas teatristas tabasqueñas no saben respetar las reglas del juego, que eran muy claras (grupos de más de 3 años de trayectoria comprobable, sin ediciones especiales, sin efectos, por mencionar algunas), pero, al mismo tiempo, es evidente que el jurado no hizo una selección, ni una curaduría, ni nada por el estilo, para tomar las decisiones sobre quiénes eran las personas que deberían participar en ésta. A título personal, me encantaría que hicieran pública la lista de las personas que formaron parte del jurado seleccionador.


Por eso último, la calidad de la mayoría de las obras deja muchísimo que desear y tal vez hubiera sido mejor presentar 5 en vez de 10 o, en el peor de los casos, declarar la convocatoria desierta (porque esa cláusula sí venía en la convocatoria), pero siempre estaré en contra de que no se cuide la calidad del trabajo que se presenta. Como tabasqueño, me da pena ajena mostrar varios de los trabajos que ahora permanecerán en las redes por la eternidad. Seguiremos, pues, siendo el frijolito del Sureste en el teatro.


La convocatoria venía este año con una temática que giraba en torno a la pandemia, al encierro y a la sana distancia con la consigna, además, de que fueran obras originales (es decir, desde que la convocatoria salió, los dramaturgos tuvieron que haberse sentado a escribir; a menos, claro que la consigan con otros autores que se adelantaron a los tiempos, como en el caso de El vecino del 10). Con lo que tarda el INDAUTOR en hacer tu registro de obra, puedo garantizar que las obras expuestas durante este certamen se encuentran susceptibles a ser plagiadas y reproducidas en otros lados sin que legalmente se pueda hacer algo al respecto, más si, como es costumbre, las personas que escribieron estos textos no consideraron iniciar el proceso de registro de las mismas.


La transmisión vía Facebook de estas obras, limita a un sector de mercado que, por muy grande que sea, sigue siendo pequeño y mucho más difícil de compartir. ¿Por qué no se subieron a YouTube? ¿Por qué no se transmitieron por Televisión Tabasqueña? YouTube sigue, hasta el día de hoy, encabezando los récords en México no sólo como red social, sino como reproductor de vídeos.


De los premios...


Por ahí alguien me decía si iba a hacer la terna de las categorías a las que estábamos acostumbrados. Me agarraron en curva, porque definitivamente no lo tenía planeado, ni mucho menos lo fui pensando en el proceso. Desde que me la hicieron ayer me quedé pensando y aquí va un veredicto que no vale nada y que sólo una persona me pidió:


Mejor actriz: Porque siempre está muy bien en el género que presentó y porque, ante estas características, supo mantener un personaje sólido, cuya voz se escuchaba y cuya propuesta sale de los convencional, creo por mucho que este año este reconocimiento iba para Cecilia Priego por H20.


Mejor actor: Esta categoría sin duda es la que más trabajo me ha costado definir porque hay talento muy nuevo y talento de muchísima experiencia. Al final creo que una cosa no debe estar peleada con la otra y creo que su trabajo, por lo mismo, es revelador, era muy claro el trabajo que estaba haciendo y no tuvo ningún titubeo al presentar su personaje, este premio era para Augusto Rodríguez por Arturo y Valeria.


Mejor dirección: Aunque hubo trabajos muy interesantes en este rubro, y pese a que, sin duda, varias reglas se saltaron para la realización del montaje, me parece que siempre le agrega un plus a su montaje, logrando regalar al público una mirada humana ante los problemas sociales y generando una propuesta escénica que es vistosísima a pesar de la precariedad de elementos. Por eso Raquel Ramón repetiría como mejor directora por su trabajo en Archipiélagos.


Mejor obra: Fue bien difícil tomar una decisión clara en este punto, porque creo que hay dos obras, al menos, en esta muestra que se merecen este reconocimiento. Sin embargo, consideré el hecho teatral como parte fundamental de un todo en esta muestra, pero también por el contenido claro, lleno de simbolismos tanto en la música, como en el texto, como en el espacio, como en las acciones. Por ello creo que este año la mejor obra tendía que haber sido Ícaro sin Dédalo, dirigida por Diana Rendón y protagonizada y escrita por Jesús Medina.


Punto y aparte...


Hay que voltear a ver con urgencia cómo se llevaron las Muestras Estatales en otros Estados durante esta pandemia. Todas en digital, pero con distintas características. No creo haber leído una que obligara que la línea temática fuera como se planteó aquí en Tabasco. Algunos Estados incluso ofrecieron calendarizar la grabación de éstas en espacios teatrales formales para luego mostrarlas con la calidad requerida y con muchísima más teatralidad para, incluso, ser transmitidas en las televisoras locales.


En fin, que esperemos en 2021 la edición se pueda realizar de forma presencial y no de forma digital, con temática libre y no limitada a, no sé, la pandemia que se venga.


Finalmente no me resta más que advertir que, en tanto no participe, estaré dando opiniones que nadie nunca me ha pedido, pero que considero necesarias para reflexionar sobre lo bueno, lo malo y lo que debemos aprender. Espero no me tengan que leer el próximo año, pero de ser así (de participar en la muestra) estaré muy ansioso de leer todo lo que surja porque, al final de cuentas, como dicen por ahí, el que no recibe la crítica con humildad y con aprendizaje QUE SE DEDIQUE A OTRA COSA.


La invitación:

Boletos en: https://bit.ly/Cuandolaluz

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

Tabasco Al Teatro, 2020

This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now