Día 3: Teatro comunitario

November 16, 2015

Creo que hoy fue uno de los momentos de mayor reflexión en el  ERI, donde se habló del teatro comunitario y campesino. En éste se abordaron 3 proyectos diferentes, todos muy interesantes también pero que, de acuerdo a mis intereses, lo que más me llamó la atención no fue justamente el tema en sí, sino la parte en que se hablaba de los modos de financiamiento de estos 3 grupos.

 

En el caso del señor maromero, no había financiamiento por ninguna parte, realmente es una persona ue trabaja por pura pasión y amor al arte. Sería interesante saber entonces cuál es su actividad económica además de lo que cobra en funciones.

 

Luego habló el chavo de ‘Safari en Tepito’, pero antes quisiera mencionar a Sara Pinedo, que realmente logró cambiar el modelo económico de una comunidad entera a partir de introducir el teatro a un grupo de mujeres, lo cual me parece emocionante y destacable. Hoy mismo conocimos a estas féminas y todas fueron muy amables, pero sobre todo me quedo con esa experiencia tan mágica que les ha dejado el teatro en sus vidas.

Experiencia misma que pude comprobar durante la puesta en escena. Probablemente, viéndolo desde el punto de vista técnico en ‘Todos somos Calibán’ muchas cosas estaban mal, sobre todo en la concentración de las actrices. Sin embargo, esos pequeños momentos de desconcentración no importan porque algo humano salió de ahí y el teatro, además, es verdad y lo que yo vi fue un chingo de verdad, llena de momentos duros pero de una belleza desmedida. En lo personal me llegó por completo al corazón. Y si el teatro sirvió para que sus vidas fueran mejores, entonces logró restablecer en algún grado el tejido social de esa comunidad.

 

 

 

Ya luego la propia Pinedo nos comentó cómo se construyó esta creación colectiva a partir de ‘La tempestad’ de William Shakespeare para resultar en algo tan cercano a los mexicanos pero, sobre todo, que salió de las propias historias de este pueblo. Maagnífica la historia de esta mujer que no quiere que su hijo se vaya a Estados Unidos, lo expresa con tanto corazón que lo transmite al público. Creo que más de uno estaba igual que yo, llorando. Fue una experienca bellísima por sí misma y en la que, al final, disfrutamos de unos deliciosos tacos de nopal con tortilla hecha a mano. TODO, absolutamente TODO fue preparado durante la representación y al final su comunidad se volvió nuestra o nosotros de ella. Con todo y banda en vivo.

 

 

 

Volviendo a ‘Safari en Tepito’, me pareció interesante la temática. Lo dejé al final porque a fin de cuentas lo que más me llamó la atención no fueron los procesos para eliminar 4 horas la delincuencia en Tepito, sino porque me dio a conocer que existen otras formas de financiar proyectos que no tienen que ver directamente con cultura, sino con los programas que otras instancias de gobierno lanzan en convocatorias abiertas, pagadas y que se justifican a través de un proyecto.

 

Ahora bien, en lo personal fue el menos interesante de los días, a excepción del proyecto de Sara Pinedo con estas mujeres.

Please reload

Featured Posts

Carta a Gaby Marí

December 7, 2015

1/2
Please reload

Recent Posts